Lidia & Benjamin

HISTORIAS

LIDIA & BENJAMIN - BODA EN CASAS DEL SEVILLANO, SALAMANCA

En el corazón del pintoresco campo charro de Salamanca, donde los campos de encinas centenarias van dejando paso a la montaña donde los viejos robles guardan historias centenarias, se erige con majestuosidad la Finca Casas del Sevillano. Este rincón rústico y lleno de encanto fue testigo de un evento inolvidable, la boda de Lidia y Benjamín, un día que resonará en sus corazones por siempre.

Desde el momento en que Lidia y Benjamín decidieron unir sus vidas, supieron que su boda debía ser algo más que un evento; debía ser una experiencia, un capítulo mágico en su historia de amor. Y, ¿qué lugar podría capturar mejor esa esencia que Casas del Sevillano en Salamanca?

La finca, con sus paredes de piedra que cuentan secretos antiguos, fue el escenario perfecto para la celebración. La atmósfera rústica y auténtica de Casas del Sevillano proporcionó el telón de fondo ideal para una boda que fusionó lo tradicional con lo contemporáneo, creando una experiencia única y personalizada.

La jornada comenzó con ligera lluvia besando suavemente el campo, pintando de tonos cálidos la Finca Casas del Sevillano. Mientras Lidia se preparaba con nerviosismo y emoción, cada rincón de la finca resonaba con la anticipación del gran día. Las risas de los amigos y los consejos afectuosos de la madre de Lidia llenaron la mañana de una energía especial.

Benjamín, por su parte, compartía momentos de complicidad y risas con sus familia más cercana. Ataviado con un elegante traje que reflejaba su estilo moderno y vanguardista, esperaba con ansias el momento de ver a Lidia caminar hacia él entre los invitados.

La ceremonia, un delicado evento al aire libre frente a la preciosa capilla de la finca, estuvo llena de emociones. Los votos personales de los novios fueron como poesía, expresando sus promesas y amor de una manera que conmovió a todos los presentes. El maestro de ceremonia, un amigo cercano de la pareja, guió la ceremonia con palabras que resonaron en los corazones de todos, creando un ambiente lleno de amor y complicidad.

Después de intercambiar los anillos y sellar su compromiso con un emotivo beso, Lidia y Benjamín salieron juntos radiantes de felicidad bajo una lluvia de arroz, confeti y pétalos de rosa, mientras los invitados los vitoreaban. La Finca Casas del Sevillano se llenó con el sonido de las risas y los aplausos, marcando el comienzo de una celebración que perduraría en la memoria de todos.

El cóctel se llevó a cabo en el exuberante jardín de la finca, donde diferentes puestos de comida ofrecían una variedad de delicias culinarias. Desde sabores locales hasta opciones internacionales, los invitados disfrutaron de una experiencia gastronómica que deleitó sus paladares y añadió un toque de diversidad a la celebración.

Los brindis resonaron en el aire, llenos de alegría y buenos deseos para el futuro de Lidia y Benjamín. Amigos y familiares compartieron historias entrañables, recordando momentos especiales que habían vivido con la pareja a lo largo de los años.

La comida se sirvió en los acogedores salones de la finca, donde la decoración reflejaba la sencillez y la elegancia de la pareja. La gastronomía local de Salamanca deleitó a los invitados con sabores auténticos que despertaron los sentidos y crearon una experiencia culinaria única.

La música inundó la finca cuando la pareja abrió la pista de baile con su primera danza como esposos. La pista se llenó rápidamente con amigos y familiares que se unieron para celebrar la unión. La animada música creó una atmósfera festiva que animó a todos a dejarse llevar por la alegría del momento.

A medida que la noche avanzaba, las luces colgantes iluminaron la finca, creando un ambiente mágico bajo las estrellas, pintando de colores brillantes la oscuridad de la noche.

La boda de Lidia y Benjamín en Casas del Sevillano fue mucho más que un evento; fue una celebración de amor, amistad y compromiso. La finca rústica en el campo charro se convirtió en un escenario que atesorará recuerdos imborrables para la pareja y sus seres queridos. En ese rincón mágico de Salamanca, el amor de Lidia y Benjamín floreció, dejando una huella eterna en la historia de Casas del Sevillano.

contenidos © Turandottcreado en Bluekea